Dendron

(DENDRON:  DEL GRIEGO ÁRBOL, RAÍZ)

(EPITAFIO).

Caminando a ser hierba, nuevamente,
Acunado en el cálido regazo
De la única tierra, aún me abrazo
A un designio de feto transparente.

¿Qué endemismo, que flor, será mi brazo?.
¿Qué insecto o cordero transhumente
desoxirribonucleadamente
polen o semen nutra mi ribazo?.

Mientras muda a raíz, lo que era dedo,
A la hora de hacer testamento
Dejo a mis hijos mi única fortuna:

La rebeldía.
El convencimiento
De que todo terror, medra y se acuna
Tributo pingüe, en quien fabrica el miedo.

Puede descargar aquí el manuscrito de DENDRON

Rosa Maria

Rosa María

Cuando te veo llegar, tan torpe, balbuciendo, seguidora de hormigas, hija mía, por el negro mantillo del arriate, eres como una flor […]